1, 2 , 3…magia!

Hace un par de domingos se publicó en un diario local un artículo que nadie debería dejar de leer. Porque todos nos hacemos mayores, o porque así debería ser. Porque la naturaleza muchas veces hace la vida increíblemente maravillosa, pero otras veces hace burla hasta la desesperación.

Porque la música tiene poderes mágicos, como los de la varitas de las hadas y los magos. Pero la magia de la música está al alcance de todos. Sin trucos. Y sin trampa ni cartón.

Porque la música es arte, y como arte que es parece en ocasiones estar reñida con los teoremas científicos esos que tanto se defienden en los cánones de la enseñanza actual, las matemáticas, la formulación, la química. Y parece que a veces no se quiera entender que la música tiene todo lo bueno de la ciencia más científica… y alguna que otra sorpresa reservada para la identidad personal.

La lectura de aquel domingo del día mundial del Alzheimer volvió a recordarnos a los que a veces se olvidan de recordar. Sin quererlo. Y quizás sin saber que la música puede ser el mejor camino para poder vivir con los mejores recuerdos de su vida.

«Un estudio realizado en 2009 en la Universidad California Davis explica cómo en el córtex prefrontal medial de una persona sana existe un área que se activa cuando escuchamos una música conocida y evocamos recuerdos autobiográficos, Este área es una de las que más tarde se deteriora en la enfermedad del Alzheimer. Este hallazgo es especialmente valioso, dice el estudio, para que estas personas recuperen recuerdos asociados a experiencias positivas a través de la música. Con este proceso terapéutico se promueve la comunicación, las relaciones, la expresión, el orden y el aprendizaje. En fases leves moderadas puede contribuir a mantener las capacidades cognitivas funcionales preservadas, retrasando el nivel de dependencia. Y en fases avanzadas puede ser una de las pocas vías de acceso a su propia identidad (…)

Parece que hasta la ciencia defiende el valor incalculable de la música para hacer de este camino que es la vida un camino con más felicidad, más recuerdos y sobre todo, más dignidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.