Nuestros mejores representantes, los profesores